Llegó el verano, las escapadas a la playa, las quedadas con amigos en las terrazas más top, la canción del verano como banda sonora y como no las Benditas Bodas de verano.

Porque no hay época del año más deseada para casarse que cuando empieza el calor, buen rollismo asegurado, pues el clima y el solecito invitan a pasar un buen rato con los amigos y familiares más allegados, en uno de los eventos más importantes de tu vida.

Para los amantes de los largos paseos por la playa, no hay mejor momento para convertir el mar, la brisa y el ambiente playero en el escenario perfecto de vuestro gran día. Si sois más de montaña, no desesperéis este también es un buen momento para disfrutar de jardines, casas de campo y porches donde jugar al escondite.

El abanico de posibilidades se multiplica en esta época del año, colores vivos, decoraciones florales, mimbre, madera, velas… son los trending topic de las bodas de verano. Para gustos los colores e inspiraciones muchas: ambiente marino con el que transportarse a alta mar, bodas rústicas en perfecto equilibrio con la naturaleza y para los más atrevidos inspiración tropical, frutas frescas y barras de cócteles dignas del caribe.

Dejar volar la imaginación, personalizar y jugar con las opciones que brinda la época estival, pero siempre con medida, que como dicen las madres los extremos no son buenos y las fotos quedan para toda la vida.

Mención especial para las novias de verano que lucen como nadie el blanco del vestido y es que el tono morenito de la piel, para que nos vamos a engañar, sienta bien a todo el mundo! Sin olvidar que las invitadas más cool agradecerán poder lucir sus vestidos a todo color sin medias y algunas hasta se atreverán a sumar una pamela al look.

Fuente: Pinterest

Suben las temperaturas y que mejor que disfrutar del aire libre, aperitivos en el jardín y mesas a la luz de la luna, sin olvidar el mágico ambiente de las ya famosas luces de verbena. Espacios chill out donde sentarse a charlar con las nuevas caras, recordar entre risas las mejores juergas entre amigos y espacios en los que igual hasta cae alguna miradita de ligoteo improvisada.

Los días se alargan y las fiestas también, porque no hay boda de verano sin un Bendito Lío que ponga el broche a este perfecto momento de celebración, fuera tacones y a poner en práctica tu nivel de bailoteo que la noche es joven!

Deja un comentario