Bendito lector, quizás de esto ya entiendes lo suficiente como para no continuar leyendo, pero te diremos que seguro aprendes algo que no sabías.

Así que sigue aquí.

¿Recordáis cuándo nos sentábamos en mesas llenas de cucharas, tenedores, cuchillos, cucharillas, copas, vasos, platos…y no sabíamos ni por dónde empezar? Pensábamos “pero si yo con un par tengo más que suficiente”. Hasta que aprendimos que todo objeto tiene su sentido, y más en una mesa. Por qué si se pone, sí o sí será por algún motivo.

Así que vamos a descubrir qué hacer con todos los players de la mesa.

Hay una regla básica en protocolo y es la siguiente: de afuera hacia dentro. Grábate esto a hierro y no habrá jamás problemas al respecto. El orden de los platos serán servidos así, por lo que a primera vista parece una complicación, al final hay que verlo como una ayuda.

Vamos a ver quién es quién en una mesa repleta de cubertería:

En la parte izquierda del plato o platos, siempre encontrarás los tenedores, y serán utilizados como hemos dicho anteriormente de fuera hacia dentro.

Puedes encontrarte con el tenedor de mesa, utilizado para ensaladas, de cuatro puntas; seguido del tenedor de pescado, que suele ser un poco más plano y ancho que el anterior y de tres puntas; y el tenedor de carne, un poco más pequeño que el de mesa y más dentado.

En la parte derecha, tendrás el cuchillo de mesa para acompañarte con el primer plato, si es necesario; la pala de pescado (siempre hay que darle uso) y por último un cuchillo más tipo sierra para la carne. Si se sirviese algún tipo de sopa o consomé, la cuchara estaría situada en la parte derecha del/los platos.

En cuanto a los platos no hay que preocuparse demasiado, se irán incorporando-retirando en función de lo que se vaya a servir. Si se quiere tener una mesa preparada, lo ideal sería contar con un bajo plato y uno plano encima. O uno plano grande y uno plano más pequeño sobre este.

También os podéis encontrar con una cuchara y un tenedor más pequeños delante de los platos, estos serán utilizados para el postre. ¡No utilizar esa cuchara para el café! Esa la servirán cuando llegue el momento.

Siempre nos enseñaron que sólo se pondría sobre los platos aquello que nos fuésemos a comer; pero opinamos que hoy en día esta regla hay que saltársela, porque hay detalles como las servilletas o algún otro detalle que pueden ir sobre los platos, pero sin pasarse.

Y no podemos olvidarnos de una parte básica e importante: las copas. Puedes encontrarte varias variantes: dos copas y un vaso; tres copas o incluso hasta cuatro en caso de que sirvan cava o champagne. Las copas se sitúan frente a los platos aunque ligeramente hacia la derecha y siguen este orden de izquierda a derecha: copa de agua-vino tinto-vino blanco. Todo en protocolo tiene una razón de ser, y esto es porque el primer plato, a no ser que digas lo contrario, está pensado para beber con vino blanco, el segundo con tinto, y agua siempre debes tener servida. A los camareros se les pone el trabajo fácil, dejando que la copa de blanco sea la más cercana ya que será lo primero que deban servir.

Llegados a este punto ¿qué te parece si hacemos una lista rápida que deberías recordar siempre que vayas a asistir a algún evento dónde la formalidad impere?

  • Los alimentos blandos siempre con tenedor; y las sopas-consomés se deben tomar con cuchara. Ojo con sorber, está totalmente prohibido.
  • Es la comida la que se acerca a tu boca, no tu cara al plato.
  • Lo importante del pescado es utilizar la pala y el tenedor.
  • Jamás lleves el cuchillo a la boca.
  • El pan es sagrado, así que prohibido equivocarse. Siempre el de la izquierda.
  • Debes limpiar tu boca cada vez que bebas; antes y después de haberlo hecho.
  • Los guisantes toca cargarlos con el tenedor. No se deben pinchar, jamás, se puede acabar convirtiendo en una guerra de guisantes.
  • Las croquetas, por favor, sin cuchillo. Se cortan con tenedor en dos o se toman de un solo bocado, si no son muy grandes (aquí sí, permitido el uso de las manos, que fluya “la finura”).
  • Los moluscos de cáscara, se toman con tenedor o en su defecto introduciéndolos en la boca como si de una cuchara se tratara. Prohibido sorber de nuevo.
  • En su defecto, langostinos y mariscos, con cuchillo y tenedor. Aunque se puede permitir el uso de las manos, siempre y cuando sea con sutileza. Prohibido de nuevo chupar cabezas ni nada por el estilo, aunque a veces sea lo mejor de una gamba.
  • El famoso caviar, siempre con cucharilla, a poder ser de nácar, y sobre una tostada.

Y por último uno de los productos estrella: los huevos.

Los huevos hervidos o pasados por agua: con cucharilla de postre

Los fritos, con tenedor. Y aunque no esté permitido, se podría mojar un poco de pan con la mano. Pero ojo, no puede parecer que no hayamos comido yema en tres años.

Y la tortilla, incluso hasta la de patatas, siempre cortada con tenedor. Porque si retomamos uno de los tips del principio: la comida blanda siempre con tenedor.

No es necesario ser un experto en la materia, tan solo saber cuatro cosas básicas para no liarnos cuando nos encontremos con mil quinientos players en la mesa.

Siempre con naturalidad y cuando no se sepa algo una de dos: o se pregunta al de al lado, o esperamos a que actúe y a raíz de ahí seguimos su juego.

Organizar un evento no es sencillo, pero participar en ellos a veces tampoco lo es. Así que aquí tienes un post recurrente siempre que vayas a un evento (corporativo, cena de navidad, bodas…) formal  y quieras refrescar algunos tips.

Seguiremos hablando más adelante del fantástico mundo del protocolo, pero si te surge alguna duda de cómo organizar una buena mesa, contacta con nosotras, tenemos millones de ideas para que, respetando siempre el protocolo, salgan cosas fantásticas.

contacto@benditolio.com

 

 

 

Deja un comentario