Como buenas organizadoras y además protocolarias hoy abordamos el tema de las mesas presidenciales, presentes en cualquier evento, ya sea social o corporativo.

Pero antes de abordar el tema aclarar que una mesa presidencial, podríamos decir, es la mesa más importante del evento, ya sea porque se sienta el anfitrión del evento, o en su defecto y si este decide hacerlo, el invitado más importante al mismo. Lo cierto es que la cosa va de ceder y el ego de muchos a veces no lo permite.

Supongamos que estamos organizando un evento de índole social, dónde las mesas son redondas, en este caso podríamos aplicar uno de los sistemas más utilizados a la hora de sentar a nuestros invitados: el sistema cartesiano de dos presidencias. Antes de seguir comentar que existen otras muchas formas y que dentro de la que se comenta a continuación también hay variedades.

Y para comprender la distribución de los invitados, seguimos con la premisa que ya comentamos en anteriores entradas: la derecha “manda”.

Dónde 1 sería el anfitrión: la persona que organiza el evento; y 2 el invitado más importante del evento. A veces, cuando el ego lo permite, el anfitrión cede presidencia y se pone en segundo lugar dejando al invitado más importante en la posición 1. Tened en cuenta que el 1 siempre tendrá mejor visión sobre el espacio y todo lo que allí acontezca.

BL_mesapresicartesiano

 

Otras presidencias en mesa redonda sería la cartesiana pero con una sola presidencia o el reloj.

Las configuraciones de las mesas pueden ser muchas, y en cada una habrá que respetar en la medida de lo posible y según la categoría del evento, el orden de los invitados: mesa imperial, en forma de “U”, “T”, cuadrada, oval, mesa en peine…

Si pasamos al tema de las bodas, lo cierto es que entre los distintos modelos de familias, el tipo de bodas que se realizan y por supuesto lo que quiere la pareja, la configuración de la misma puede ser muy distinta.

En cualquier caso, suelen ser o rectangulares o redondas, dejando visión abierta para que los invitados puedan ver todo lo que en la mesa presidencial suceda y viceversa. Es importante que esto siempre se respete, ya que sería una falta de respeto hacia los invitados que estos no tuvieran una buena visión. Pero como hemos dicho opiniones tantas como colores.

No habrá una mesa presidencial como tal, en algo muy informal.

Sobre quién debe formar parte de tan “importante” mesa pues aquí van algunos ejemplos:

  • Recién casados, padres de ambos, sacerdote y abuelos (clásica)
  • Recién casados, padres de ambos y abuelos (un poco menos clásica)
  • Recién casados y padres de ambos (lo más recurrente)
  • Recién casados y amigos (divertida)
  • Recién casados y las mascotas (atrevida)
  • Recién casados y hermanos (tierna)
  • Recién casados (sospechosa)

Nadie está exento de una familia curiosa, así que aplicar en cada caso aquello que os haga más felices. Pasaréis unas cuantas horas y entre plato-plato y copa-copa las cosas deben fluir.

No podemos dar una master class en una entrada de blog sobre las configuraciones de las mesas en los eventos, así que en el momento que surjan dudas no dudéis y contacto@benditolio.com

 

·Te estamos esperando para organizarte un Bendito Lío·

Deja un comentario