¡Ya están aquí señoras y señores! Damos comienzo a la temporada “cenas de empresa».

Llega la hora de cerrar año, de ver si los objetivos se han cumplido; tiempo de limar asperezas con algunos compañeros e incluso prepararse para hacer borrón y cuenta nueva con uno mismo respecto al trabajo.

Por suerte se han quedado atrás esas comidas/cenas aburridas dónde sólo ibas a comer y beber. Comidas dónde todo debería acabar en un par de horas, pero se alarga gracias o por desgracia de tu fantástico jefe (que en la mayoría de los casos hace mucho que no sale y lo aprovecha al máximo). Ahora incluso las empresas se han “modernizado” en ese aspecto y buscan que sus empleados a parte de disfrutar de una comida/cena entre compañeros, hacen en muchas ocasiones, que se conviertan en experiencias. Y por eso, es por lo que apostamos siempre en Bendito Lío.


Buscar algún lugar especial/espectacular y organizar una cena, con copa incluida; organizar talleres de cocina dónde la cena sea lo que los compañeros cocinen; talleres de coctelería; buscar restaurantes o lugares especiales, desconocidos para la mayoría, dónde haya mezcla de buen comer y ambiente, organizar actividades durante todo un día… planes que puedan llegar a ser divertidos y que sobretodo no incomoden a nadie por participar en ellos. En eso se han convertido las llamadas «cenas de empresa», en acercar posturas y pasar un buen rato, intentando olvidar todo lo de la oficina.

Muchas veces se recurre a la contratación de caricaturistas, humoristas, magos…todo tipo de espectáculos que puedan amenizar y ayudar a que los tempos fluyan. Lo que hay que intentar conseguir en aquello que se organice, es transmitir la política y los valores de la empresa, por ello las ideas pueden ser infinitas. Hacer algo que sorprenda debería formar parte de los estatutos de la empresa. 

Por otro lado, sabemos que es tiempo de encarecer los precios y no encontrar fechas disponibles en casi ningún “garito” porqué todo el mundo se despierta a la misma hora para organizarlo todo. Pero de bien es sabido, que el que quiere algo distinto, algo le cuesta, y hay que tenerlo previsto con tiempo…depende del plan con mucho. Así que para los más rezagados, os aconsejamos que desde hoy mismo os pongáis en contacto con Bendito Lío para organizar un evento corporativo diferente.


Desde Bendito Lío, damos dos consejos:

  1. A los que se encargan de organizarlo: que contacten con nosotras si lo que buscan son lugares especiales, ideas creativas y experiencias únicas. Que descarguen esa responsabilidad en Bendito Lío, porqué organizar un evento no es fácil, por pequeño o grande que sea.
  2. A los asistentes: que disfruten de ese evento, por muy poco que apetezca a veces. Que intenten dejar el móvil en casa por lo que pueda pasar y se pueda grabar, y que disfruten del ambiente distendido, porque al volver a la oficina todo vuelve a ser como siempre. Y si vuestro jefe asiste a tal evento… es momento de mirarlo con otros ojos, incluso aunque sea un patoso bailando.