Y es que a veces olvidamos que el 50% de ese gran día es el novio. No todo el protagonismo puede caer sobre la hermosa novia y su espectacular vestido. Así que hoy, desde aquí reivindicamos el papel de la otra parte, que es igual de importante: la del Bendito NOVIO.

Él también debe pasar por “chapa y pintura”. Desde Bendito Lío SIEMPRE  aconsejamos que unos días antes se haga algún tratamiento facial, algún masaje que relaje toda esa tensión que seguro lleva acumulada. Todos pasan por peluquería al igual que nosotras chicas,  y si no les gusta el corte…también lo sufren aunque sea con discreción; porque ellos también aparecen en las fotos, ellos también quieren ir radiantes ese día; ellos también quieren sorprender aunque sea con algún pequeño toque o detalle.

Desde el blog queremos abordar las opciones que tienen a la hora de elegir traje o los detalles que acompañaran al mismo. Cierto es que la primera elección lo marcará el dónde y cuándo se realiza la boda. A partir de aquí, personalidades hay como colores en pantone, así que las opciones siempre serán muchas, elegir un traje que vaya con su personalidad y con el estilo de boda también es un bendito reto.

Los hay que buscan la diferenciación en el color o la tela del traje, en la forma y color del chaleco, en la corbata, en la camisa, en los tirantes, en el fajín, en la pajarita, en el zapato…los hay que son de llevar complementos y otros que buscan más la sencillez.

Desde hacer que su “grupito” de amigos lleven algo divertido a modo “damos de honor” como unos calcetines divertidos o incluso llegan a modificar el traje incluyendo  algo divertido. También están los chicos que quieren a su séquito de amigos vistiendo igual y haciendo piña junto a él.

Hay otros que se atreven y arriesgan…y en muchas ocasiones aciertan. Y los hay que son capaces hasta de eclipsar a una novia… (drama).

Como siempre decimos, lo importante es que os sintáis bien con lo puesto chicos. Que no parezca que vayáis disfrazados porque lo que lleváis no os represente. Y sobre todo, que os arriesguéis un poquito, que a nosotras también nos gusta ver a nuestro “Novio” radiante en el “altar”.

Así que atención chicas porque llegan ellos: los novios, capaces de todo para estar a la altura de las circunstancias.