En plena temporada de eventos, no puedo dejar de comentar algunos de los complementos que harán de tu outfit algo especial. Los guantes, la mantilla y la pamela, serán los protagonistas de esta entrada.

¿Sabes ya qué hacer con cada uno de ellos? Y sobre todo ¿sabes cuándo debes utilizarlos? Pues aquí tienes las respuestas…

Guantes: un accesorio muy femenino y estiloso, más bien de otoño-invierno que de primavera-verano, pero que según dónde sea la celebración de la boda y  escogiendo bien la tela de los mismos puede ser un complemento más. Si optamos por usarlos, debemos conocer sus “normas de uso” para poder escogerlos correctamente.

1.- Utilizarlos cuándo la boda sea de mañana y no de tarde-noche. Ya que a ciertas horas del día, ya no tendrán mucho sentido.

2.- En cuanto a la longitud: deberás saber que cuánto más corta sea la manga de tu vestido, más largo podrá ser el guante.

3.- Sólo podrás llevarlos puestos en el exterior, y no en zonas interiores. A la hora de saludar al resto de invitados, podrás quitarte el guante derecho para el saludo y dejarte puesto el izquierdo. Ambos deberán ir fuera a la hora de entrar al lugar de la ceremonia, ya sea civil y religiosa. Tampoco tienen cabida a la hora de comer, que deberán dejarse al lado/encima del bolso y no en la mesa.

A escasos días de la Semana Santa, y teniendo en cuenta a aquellas personas que la viven con fervor, quiero hablaros sobre el uso de la mantilla en las bodas. Si bien es cierto que es en Andalucía, Valencia y Madrid dónde su uso está más extendido.

Es un complemento, que personalmente creo, tiene vida propia. Pueden llegar a ser verdaderas joyas de coleccionista y es por ello que se deben elegir bien. Sólo la madrina, podrá hacer uso de la misma en las bodas y previa consulta a la novia.

1.- En las bodas de día: la madrina podrá optar por un traje corto y sumarle una mantilla, ojo con la medida, ya que no podrá exceder la largura del vestido. Por otro lado saber que, aunque la boda sea de día,  sólo la madrina y la novia podrían elegir ir de largo. Para las bodas de tarde-noche, se podrá llevar con traje largo.

2.- La mantilla se luce con vestidos de una sola pieza y con manga larga o afrancesada.

3.- En cuanto al color: pues el protocolo marca que se utilizará en negro para las madrinas casadas y en blanco o marfil para las solteras.

4.- El elemento que las sostiene es la peineta, de distintas medidas y formas, que se deberán tener en cuenta según la altura de la persona que la vaya a llevar. Normalmente se llevan de nácar para las mantillas blancas-marfil; y de carey para las negras.

5.- Las mantillas y peinetas se suelen acompañar de broches, otro detalle que tener en cuenta. Además hay madrinas que no contentas con ello, adornan el complemento con algún pequeño tocado.

Momento pamela: sólo para bodas de día. Queda PROHIBIDO querer llevarla por la noche, cómo todo tiene su función y la de la pamela, aparte de completar tu look, sirve para resguardarte de los rayos del sol. Por ese motivo, intentad llevar este accesorio en días soleados y no lluviosos, ya que no tendría ningún sentido.

Si llevas pamela, no lleves gafas de sol.

El protocolo marca cuándo hay que quitarse la pamela, y queridas, siento deciros que si os atrevéis con ella, deberéis aguantarla hasta el baile nupcial. O más concretamente, hasta que se vaya la luz. Por ello es importante escoger correctamente este accesorio. Su medida no debería dificultar al resto de comensales mientras se almuerza. Y atención: si no puedes saludar con dos besos, deberás hacerlo con la mano.

Normalmente cuando decidimos utilizar pamela, el peinado debería ser un recogido bajo para mayor comodidad. Y las pamelas no tienen que exceder la anchura de tus hombros.

Sea como sea, deberá de tener un equilibro con el vestido y el resto de complementos. Suele ser el punto sofisticado del look y en ocasiones hasta el punto atrevido.

Hay un sinfín de estilos y de opciones que elegir. Sumérgete en ese mundo y ponte “la pamela por montera”.

Aunque el protocolo en ocasiones está para romperlo, creo que en este caso, se debe respetar el cuándo, el cómo y el dónde.

Y ya sabes, si después de haber leído esta entrada todavía te surgen algunas dudas al respecto… contacto@benditolio.com

Benditas Invitadas – Benditas Bodas – Bendito Lío